Por favor, no sigamos buscando a Dios por los rincones, lean a PRODUCTO

Por: Johan Rodríguez Perozo (*)

Imagen 21

Si en algo está obligada la élite política que lucha por desalojar al régimen usurpador del poder en Venezuela, es en pensar de qué manera se corrigen rumbos y se trazan nuevos caminos para lograr tal objetivo. El falso debate “normativo”, según el cual, quienes les adversan, está obligados a respetar de manera incondicional las reglas del juego democrático, es uno de los aspectos que debe ser despejado claramente y sin complejos. Mientras el régimen sólo ha hecho uso del entramado legal para jugar a su antojo de manera “tramposa”, en el ámbito de quienes le combaten se ha sembrado, como duda existencial, el respeto a una legalidad institucional, cuya razón de ser ha sido demolida en la práctica por quienes detentan el poder. Tal afirmación consigue su principal sustento, en el uso dado por el régimen a instituciones como el Tribunal Supremo de Justicia y el Consejo Nacional Electoral.

La expectativa de cambio político generada en el seno de la sociedad venezolana, a raíz del clamoroso triunfo logrado por las fuerzas adversas al régimen en las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015, sumado a la intensa movilización en respaldo a la realización del Referéndum Revocatorio Presidencial durante el año 2016, determinan claramente ese deseo de cambio. Pero, de la misma manera como se produce el entusiasmo, también surgen las frustraciones ante la imposibilidad de lograr los cambios deseados. Es menester entonces, hurgar en la dinámica política que ha caracterizado el debate, con el objeto de encontrar las claves capaces de orientar las acciones que se deben acometer, con el fin último de lograr un triunfo definitivo sobre el régimen.

Es de suponer, que en el seno de las distintas direcciones partidistas que integran la plataforma unitaria conjugada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), cuentan con los recursos intelectuales, estadísticos, politológicos y organizativos suficientes, como para esperar de estas instancias alguna sugerencia al respecto. De la misma manera, probablemente, otros factores distintos a los ya mencionados, pero coincidentes en sus acciones en el contexto de la lucha por derrotar al régimen liderado por Nicolás Maduro, estarán ocupados en generar lineamientos y acciones dirigidas al logro del objetivo final. No obstante ello, nos atrevemos a sumarnos a quienes por preocupación elemental, tan sólo aspiramos a que en el año que se inicia, se haga un esfuerzo supremo por superar los errores cometidos y que la élite política que se arrogado la conducción de la lucha, al menos considere la posibilidad de construir una visión de conjunto que le de solidez a la esperanza compartida por la mayoría de los venezolanos.

En un esfuerzo por valorar distintos aspectos relacionados con el tema, e inspirados además por una breve pero muy importante entrevista de radio hecha por César Miguel Rondón al colega periodista y editor de la revista Producto, Raúl Lotitto, nos dispusimos a buscar la edición de la publicación con la cual conmemoran su 33 aniversario. Se trata de la edición correspondiente a los meses de septiembre – octubre. En nuestro caso, alentados por la declaración de Lotitto, la buscamos durante todo el mes de diciembre. Se nos hizo un poco difícil encontrarla ya que, al parecer, ésta se agotó antes de lo previsto. Finalmente y de manera fortuita, la conseguí en el revistero de un discreto supermercado en Caraballeda. Una vez en mis manos, debo señalar que a diferencia de otras publicaciones similares, ésta “nos la pegamos” de la “A” a la “Z”. Concluida la acuciosa lectura debemos expresar dos cosas. En primer lugar, el elogio al editor y todo el equipo que hizo posible el contenido y su presentación, por el extraordinario trabajo recogido en la publicación. Lo segundo es que, con relación a nuestro planteamiento de los párrafos anteriores, me permito sugerirle a los amigos miembros de las direcciones políticas de los partidos que conforman la MUD, a opositores no miembros de esta plataforma, pero que igual luchan por desplazar al régimen del poder, a cualquier ciudadano venezolano quien, al igual que nosotros, vivimos de manera constante y permanente la desgracia de tener que soportar la impronta negativa de la era chavista, que cada día “muele” sin contemplación alguna la esperanza de vida de los venezolanos, que busquen la revista PRODUCTO antes señalada, que se la lean como nosotros de principio a fin, que hagan una profunda e intensa interpretación del contenido político (aunque no sea esa la intención expresa del editor) y que no “sigamos buscando a Dios Por los rincones”.

Y es que, en la diversidad del contenido de la revista, pude encontrar los análisis, comentarios, orientaciones, reflexiones y pare usted de contar, de lo que podría ser por una parte, una buena construcción de escenarios, un buen diagnóstico de los ocurrido en el país en los últimos tiempos y los más importante, las razones clave para movilizar a todo un pueblo detrás de la causa que representa la lucha por desalojar al régimen del poder. En resumen, aunque cada cabeza es un mundo y de la lectura individual se puede desprender una interpretación variopinta y muchas opiniones, no obstante ello, lo que intentamos transmitir es que, el contenido de la revista nos resultó más que sugerente respecto a todo cuanto se debería llevar a cabo este año para lograr el cambio político en Venezuela y con ello, el fin de una tragedia que afectará a ésta y las generaciones que vendrán en el futuro.

En el contenido de las 132 páginas de la Revista PRODUCTO podemos encontrar, excelentes análisis relacionados con los principales temas que impactan a la opinión pública, presentados por expertos calificados del área. Explicaciones sencillas pero profundas acerca de las distintas variables que han sumido al país en una de las más terribles y prolongadas crisis económica como la que hoy vivimos. Temas como aquellos que afectan el sector alimentario; la industria automotriz; el sector de la banca y finanzas; la problemática de las líneas aéreas con las consecuencias en detrimento de los ciudadanos; la elaboración de productos tan elementales para la cotidianidad, como son los productos de limpieza; la progresiva y corrosiva situación relacionada con la quiebra de empresas, como consecuencia de las acciones ejecutadas por el régimen; la problemática que hoy vive un sector de tanta relevancia para la sociedad moderna como lo es el campo del desarrollo de la tecnología. También es posible encontrar en la revista, exposiciones que alientan la esperanza como es la de quienes han asumido el tema de las franquicias, como una amera de sobrevivir a la crisis; la grave problemática planteada con el tema de los medios de comunicación y el proceso de mediatización contra este sector, impulsado con “fiereza” por el régimen; la crisis en torno a la temática relacionada con los productores de bebidas, sean éstas para alimentos o simplemente cervezas, vinos o relacionadas; la crisis eléctrica y como ésta ha afectado sectores como la cultura y la recreación y el espectáculo.

No se queda allí la publicación, en sus páginas finales resulta fácil encontrar los análisis más claros acerca del origen de buena parte de la crisis impulsada por el régimen. Es claro que en tal sentido, el tema económico adquiere tanta relevancia como el político y el social. El “informe especial” de la revista nos presenta un análisis expuesto por el experto en economía Richard Obuchi, cuyo título no puede ser más expresivo: ”puro control sin ningún beneficio”… se trata simplemente de señalamientos muy contundentes, en torno a la vorágine impulsada por el régimen en el proceso de confiscación de la propiedad privada a todos los niveles y de cómo tal acción, hoy genera consecuencias mortales para toda la sociedad. Sin desperdicio alguno, la publicación nos da cuenta en la sección: Acoso resumido, página 127, de una excelente cronología de algunas de las más importantes acciones acometidas por el régimen, en contra de la propiedad privada y acerca del más inútil de los procesos de estatización que hayamos visto en Venezuela y en Latinoamérica. Llegados al final de la lectura, nada mal el cierre con la recomendación culinaria que nos da Alberto Soria, como una manera de reconciliarnos con nosotros mismos en medio de tanta tragedia.

La Revista es, pues, Una publicación sin desperdicio algunos. En el tiempo en que nos tocó trabajar para el colega Juan Carlos Zapata en el grupo Descifrado, aprendimos de éste a redactar una nota de prensa, hasta de una página de publicidad e incluso de un obituario. Y es que hasta las 46 páginas de publicidad de la revista, nos llama la atención en torno a la compleja diversidad de problemas que hoy azotan a la sociedad venezolana. Bien por el editorial de Lotito, el cual encauza de manera excelente el resto del contenido de la publicación. Ni hablar del compendio de excelentes opiniones recogidas de personalidades de distinto signo, en torno a la obra y la personalidad del Maestro Carlos Cruz Diez. De esta parte de la revista no dudamos en destacar, la opinión emitida por la señora que hace labores de limpieza en los pisos del aeropuerto internacional de Maiquetía y que expresa de manera sencilla pero muy sentida, lo que sería el resumen del afecto que los venezolanos sentimos por nuestro gran artista… bien por Lotitto al tomar esta iniciativa.

Finalmente, es por ello que no dudamos en recomendar a la dirigencia política del país que lucha por liberarnos de la tragedia que vive Venezuela, que se lean la publicación de cabo a rabo, que no sigan buscando a Dios por los rincones, que los diagnósticos sobre la crisis ya existen por montones. El de la Revista PRODUCTO, inspirada en su portada de manera brillante por la obra legendaria del maestro Carlos Cruz Diez, es un faro de inspiración que les puede resultar de gran utilidad… Así que, por favor… lean!

(*) @johanperozo

Anuncios

Acerca de Johan Rodríguez Perozo

Periodista egresado de la Escuela de Periodismo de la Universidad Central de Venezuela y Consultor Político egresado de la Universidad Pontificia de Salamanca.
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s