Venezuela a las puertas de un gran “Serengeti”

Imagen 21

Esta nota la escribimos entre el último día del año 2014 y el primero de 2015. Lo hacemos luego de una larga reflexión cuyas motivaciones básicas van, desde la revisión de los clásicos saludos y abrazos de navidad, fin de año y año nuevo, hasta la evaluación de las realidades más elementales que “acogotan” a la sociedad venezolana. La nota además, viene estimulada por la finalización de nuestra última lectura, el excelente trabajo literario del periodista norteamericano Michael Meyer, autor del texto: “El año que cambió el Mundo, la historia secreta detrás de la caída del muro de Berlín” (Editorial Norma, 2009, con traducción al español de Juan Manuel Pombo). En su obra, Meyer nos relata todo un trabajo de investigación, basado en los acontecimientos fundamentales que dieron al traste con la llamada Cortina de Hierro. Para muchos observadores comunes de la realidad histórica y los acontecimientos de mayor repercusión en el mundo, la caída del muro se puede observar como un hecho de días, a consecuencia de alguna acción bélica. Pues no! no fue así! De acuerdo con el relato de marras, hubo todo un proceso que involucró a muchos héroes anónimos, aparte de la cantidad de seres humanos que ofrendaron su vida, en aras de propiciar el cambio político que significó el fin de la implantación del comunismo en Europa oriental.

20141231_152312

En una parte de la obra de Meyer, éste hace mención acerca de un fenómeno natural africano, conocido como “la migración del Serengeti”. La siguiente trascripción corresponde al extracto de uno de los capítulos del texto mencionado y de interés para nuestro análisis: “Todos los años, año tras año, manadas de animales en las planicies del Serengeti en el África oriental emprenden una gigantesca migración. Se congregan por millones: ñus, jirafas, cebras, antílopes, leones, elefantes, hipopótamos y hienas. Es imposible predecir con precisión en qué momento la inician, pero si hay unos indicios inconfundibles. Los animales se impacientan. Se arremolinan confusos, enfrentándose y estrellándose unos contra otros, escarbando la tierra con las patas inquietos e irritados. La atmósfera, el aire mismo se hace pesado de puro calor. Y la cosa puede seguir así durante semanas. De pronto, un buen día y por ninguna razón aparente, echan a correr desbocados, todos al mismo tiempo, sin orden ni concierto, precipitándose en esta o aquella dirección. Se mueven al unísono, como un todo, con irresistible fuerza. Nada puede detenerlos, nada dirigirlos”. Y agrega el autor más adelante. “Bien, para el otoño, tal era el ánimo general en Europa oriental. -se refiere a los días próximos al 9 de noviembre de 1989, día oficial de la caída del Muro de Berlín -. El aire estaba cargado de una inquietante e impredecible ineluctabilidad. Visto desde lejos, las perspectivas eran estimulantes. Un Pacto de Varsovia sin Polonia o Hungría era fácilmente imaginable. Y también lo era una nueva primavera de Praga, incluso la caída del muro. Helmut Kohl empezó a hablar en privado sobre un fin del comunismo e insinuaba la posibilidad de una Alemania reunificada. Sin embargo, quienes vivían en carne propia los acontecimientos, tenían miedo. Allí donde hay manadas y rebaños, también hay depredadores. Allí donde hay cambios, también acechan los peligros. ¿Quién podía saber qué abrupta y desagradable violencia podían traer los tiempos? Así, la esperanza se veía contenida por la cautela, hija de las amargas experiencias de 1953, 1956, 1968 y 1980.

Mutatis mutandi, la comparación hecha por Meyer entre la masiva migración animal del Serengeti africano y la explosiva situación que precedió la caída del muro de Berlín, viene a cuento en este análisis, a propósito de la realidad venezolana. Los ya largos quince años de régimen chavista, se caracterizan por el tedio originado de la inacción de una claque que usufructúa el poder de manera hedónica y corrupta. El proyecto político chavista ha causado lesiones profundas a la integridad institucional y cívica del país. La Democracia y la Libertad comienzan a mostrarse como bajas importantes en la hipotética guerra que estos capitostes del poder libran contra enemigos imaginarios. Han convertido a todo aquel que piensa de manera diferente a sus designios, en objetivos de esa guerra ficticia. Con tal pretexto aspiran arrastrar en el paso de la debacle por ellos causada, a todo aquello que no se muestre de manera obsecuente ante sus dislates.

Cierto es que buena parte de la sociedad, apoyada en la genética democrática que le caracteriza, le ha impedido al régimen cumplir con su cometido final: el establecimiento de una sociedad comunista en Venezuela. Pero no menos lo es, que la resistencia ofrecida ha sido hasta ahora incapaz de remover a la claque dominante del poder. Han sido variados los intentos de desalojo, al igual que los momentos claves. Algunos de éstos, realizados al calor de intereses aviesos de la plutocracia que antes le dio apoyo al teniente coronel que se encumbró en el poder y que luego fue objeto de sus atropellos y abusos. Otros intentos han estado más bien relacionados con el esfuerzo del pueblo organizado, con la finalidad de lograr el cambio político a través de las elecciones. La evolución de las circunstancias políticas características de los grupos opuestos al régimen, ha llevado a los partidos ubicados en esta esfera, a experimentar con distintas formas y acciones. La última experiencia, la creación de la plataforma unitaria concentrada en la llamada mesa de la Unidad Democrática (MUD), representa el esquema actual de confrontación más directa al régimen. La complejidad de su composición interna, dado lo variopinto de las posiciones político partidistas, representa la principal de sus contradicciones.

Un reto formidable se le presenta a las fuerzas opositoras al régimen, en el contexto del año que se inicia. La realidad política, social y económica derivada del manejo irregular de los asuntos del Estado, nos muestra la peor cara de la crisis prolongada que vive el país. Alta inflación; devaluaciones constantes del signo monetario; escasez de medicinas y alimentos; destrucción del aparato agro industrial; persecución constante al mayor empleador y generador de actividad económica: el comercio y los comerciantes; junto a una corrupción que hace metástasis en toda la infraestructura gubernamental; una delincuencia desatada que suma todos los días mayor número de víctimas, actuando de manera violenta contra la sociedad, bajo el amparo de la impunidad generada por un sistema judicial que luce inerte frente a este fenómeno, son algunos de los elementos que se configuran en la construcción de esa “bomba de tiempo” en que se ha convertido la vida en Venezuela.

Las contradicciones surgidas alrededor de los temas políticos en la MUD, parecieran ser determinantes en las posibilidades de construir una vía sólida para lograr el cambio político que espera la mayoría de los venezolanos. Las elecciones parlamentarias surgen nuevamente, como la luz en la oscuridad de un túnel que se hace interminable. De la conducta de quienes tienen en sus manos el proceso de toma de decisiones, depende la posibilidad de ofrecer una verdadera alternativa para el cambio político. Nadie puede descartar que en un momento dado, la gente común “se arreche” ante tanta ignominia y pasividad, tomando la iniciativa de avanzar en la búsqueda de ese cambio. Lo ideal es que se produzca dentro de la normalidad que significa el ejercicio democrático, independientemente de las prácticas del régimen, las cuales adolecen de este sentido político. No obstante, es obligación de la mayoría demócrata venezolana, actuar dentro de los cánones regulares. Para ello sólo se requiere planes coherentes, alineados con un solo interés, remover del poder a quienes hoy lo detentan de manera abusiva.

La propuesta de candidatos a la Asamblea Nacional, constituye esa esperanza que mucha gente tiene para lograr el cambio. Sería lamentable que ésta se vea frustrada por la ambición absurda de intereses individuales y de grupo. La oposición al régimen debe prepararse de manera coherente para ese combate. Debe orientar la selección de sus candidatos, mediante la participación masiva y popular de los ciudadanos. Debe además, hacer un gran esfuerzo para que la asignación de los puestos no se convierta en una rebatiña de premios a “los amigos más cercanos” sino más bien, a aquellos que logren el reconocimiento de la gente para que los represente en esta instancia tan importante. Más que las cuotas partidistas en la Asamblea Nacional, lo que el país necesita es una avalancha de venezolanos, vengan de los partidos o no, dispuestos para asumir la responsabilidad que significa obtener una victoria contundente en estas elecciones y lo que será la dinámica de reconstrucción del país a partir de tal victoria.

 De nuestra parte, ya hemos formulado nuestros propios votos por la responsabilidad que asumiremos, como la modesta contribución a la lucha que este año nos pone por delante. Tres temas ocuparán nuestra atención de manera preferente, éstos son: la lucha por reivindicar la acción política ejecutada por Leopoldo López. Creemos firmemente, que la circunstancia que hoy vive este líder de clara y abierta oposición al régimen, debe ser convertida en uno de los símbolos más poderosos en la lucha contra el abuso y a favor de la Libertad y la recuperación de la Democracia. La exigencia más firme y contundente para que se produzca su liberación y la de quienes corren igual suerte, debe ser convertida en un clamor nacional. La suerte de Leopoldo y quienes han tenido la desgracia de ser encarcelados por su lucha contra el oprobio y a favor de una Venezuela libre, debe ser convertida en la causa particular de todos aquellos quienes creemos en una Venezuela mejor. Nuestro segundo escenario de lucha, es el acompañamiento que haremos de manera activa, al lado del planteamiento que viene formulando al país Claudio Fermín. La convocatoria para una concurrencia masiva, primero a la consulta de base en la selección de los candidatos de la oposición a la Asamblea Nacional y luego a las elecciones propiamente tal cuando éstas sea convocadas, debe ser una consigna nacional capaz de motorizar a los venezolanos ansiosos por producir el cambio político. De tal manera, que nos sumamos de manera entusiasta a la iniciativa tomada por Fermín, quien sin ser candidato a nada, se ha lanzado a la calle para aportar su grano de arena en lo que ha de ser la movilización nacional más importante de cuantas se hayan realizado hasta ahora en los eventos electorales. Sólo la presencia masiva de la ciudadanía, será capaz de lograr la victoria que los sectores democráticos esperamos y debemos construir desde sus cimientos. La movilización masiva a las elecciones y el fortalecimiento de la UNIDAD, han de ser prioridad en la estrategia de lucha para lograr el cambio político en Venezuela

 Por último y como tercer escenario de actuación, estaremos acompañando, como hasta ahora lo hemos hecho, todas las iniciativas de lucha por la defensa de la Libertad de Expresión, el derecho de los venezolanos a la Información y la defensa de los periodistas en el contexto político, social y económico que hoy vive el país. Desde el Colegio Nacional de Periodistas, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa y todas aquellas organizaciones aliadas tales como Espacio Público, Expresión Libre, Periodistas y Punto, así como la plataforma académica y profesional vinculada con la lucha por la Libertad de Expresión e Información en el país, reforzaremos el frente que ha significado la defensa de la dignidad de los periodistas y el libre ejercicio de la profesión, como aporte para la recuperación de la Democracia y la vida en Libertad. Ese será, pues, nuestro 2015, esperamos que cada venezolano asuma su propia responsabilidad y arme su escenario de lucha, en lo que debe ser una contribución colectiva en el interés por la recuperación de Venezuela.

Anuncios

Acerca de Johan Rodríguez Perozo

Periodista egresado de la Escuela de Periodismo de la Universidad Central de Venezuela y Consultor Político egresado de la Universidad Pontificia de Salamanca.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Venezuela a las puertas de un gran “Serengeti”

  1. magaly archilam dijo:

    Excelente texto. Totalmnte de acuerdo en cada planteamiento. Me sumo a lo determinante q será si todos los vzlanos salimos a votarven.las parlamntariad, siempre y cuando los representantes sean elegidos por la base. Ya basta de intereses personales o de un grupo. Eso tiene al pais en este estado criticp y doloroso por el cual atravesamos dia,a dia los q poblamos esta generosa tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s