La lucha es por la Democracia

Podemos contar en miles las razones esgrimidas para motivar el acto de ir a votar el próximo domingo en Venezuela. Desde nuestra modesta posición, haremos uso de sólo una de éstas, la que más sentido le da a nuestra convicción ciudadana y Democrática. Iremos a votar para contribuir con “un diente” a la “ristra de ajo” que ha sido la diversidad de aportes, cuyo principal logro ha sido impedir que la actitud mendaz de este régimen se apodere definitivamente de nuestras vidas.

ImagenEl próximo domingo, con nuestro voto, colocaremos “un ladrillo más” al muro que ha servido de contención a la pretensión ignara y totalitaria que busca prolongar su impronta más de lo debido en Venezuela. Ese muro, cuyo cemento sólido ha sido el gen democrático que la sociedad venezolana lleva en el alma, se verá fortalecido una vez más en el evento electoral de ese día. No estará concluída la tarea pues, sólo será un paso más en el tortuoso camino escogido para la lucha por desplazar a este régimen del poder mal habido.

Sin ánimo de insuflar ilusiones vanas, creemos que debemos potenciar nuestras expectativas de manera racional. Esta lucha no concluye el domingo es cierto, pero tampoco significa dejar de apreciarla en su justa dimensión política. El cambio al que el país requiere y aspira no es posible medirlo en terminos de cuántas alcaldías o curules edilicias se obtienen del resultado electoral. En nuestra modesta opinión, ese cambio vendrá dado por el desplazamiento definitivo de quienes circunstancialmente detentan el poder, de las posiciones que hoy ocupan. Para ello quedan algunas etapas en el camino y quienes luchan con la convicción democrática de lograr los cambios en ese marco, han de tener claridad en todo cuanto ese esfuerzo significa.

Necesario es producir una verdadera alineación entre el liderazgo y la ciudadanía, tanto en la comprensión del problema que se confronta, como en la explicación que el fenómeno requiere. Cuando esto ocurra, entonces será posible alinear una estrategia clara, contundente y capaz de desarrollar todo el potencial acumulado, en aras de conseguir el objetivo final. Insistimos, es clave una comprensión real del problema, a los efectos de producir la estrategia correcta y esa comprensión pasa, fundamentalmente, por un cambio de actitud del liderazgo político que los lleve a actuar con verdadero desprendimiento, humildad y sentido de grandeza, abandonando aspiraciones, ambiciones y proyectos personales y de grupo, para dar paso a la construcción definitiva de una causa capaz de inspirar a la colectividad con sentido de lucha.

La sociedad venezolana requiere de una causa que le inspire, que le permita acrecentar la credibilidad en la lucha y no que la lleve a situaciones de frustración incontrolable. Liderazgo trascendente entregado a la lucha por una causa y no por ambiciones personales, es lo que requiere el momento que el país comenzará a vivir a partir del lunes. La recuperación de la Democracia y la Libertad en Venezuela, requieren una actuación protagónica con sentido de grandeza.

Anuncios

Acerca de Johan Rodríguez Perozo

Periodista egresado de la Escuela de Periodismo de la Universidad Central de Venezuela y Consultor Político egresado de la Universidad Pontificia de Salamanca.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s