De pronósticos y realidades

A tres semanas del evento electoral municipal, bueno es tomar las correspondientes previsiones ante la realidad de los resultados. Según sea el interés de quienes compiten, el 8D significa el momento del reacomodo político de cara al futuro inmediato.

@johanperozo

Las elecciones municipales pautadas para el 8 de diciembre próximo, seguramente serán vistas por algunos sectores como una más de las confrontaciones electorales vividas en Venezuela en estos tiempos. Otros podrían considerarlas como uno de los eventos de mayor importancia, en el marco de la lucha por el poder en Venezuela. Más allá de la realidad característica de la dinámica derivada del férreo control institucional del régimen sobre el entramado electoral venezolano, lo cierto es que cada elección produce hechos fácticos dignos de consideración y análisis. La manifiesta superioridad oficial, una vez concluido cada evento electoral, ha comenzado a revelar una evidente caída en el apoyo electoral.

Veamos algunos números que sustentan la afirmación anterior. En las elecciones presidenciales realizadas el 7 de octubre de 2012, según los registros del CNE, Hugo Chávez obtuvo frente a Henrique Capriles la cantidad de 8.191.132 votos, mientras su contendor recibió 6.591.304, lo cual revela una diferencia a favor de Chávez de 1.599.828. Sin duda, un triunfo contundente del oficialismo, pero muy revelador también del crecimiento de la opción opositora, esta vez representada por la candidatura unitaria de Capriles. En la elección presidencial anterior, la del año 2006, Chávez obtuvo la cantidad de 7.309.080 y Manuel Rosales 4.292.466, lo cual significó una ventaja favorable a Chávez de 3.016.614. Es así como vemos que la propuesta unitaria representada por Capriles, creció en términos absolutos en 2.298.838 respecto a Rosales, logrando reducir la ventaja oficialista a prácticamente la mitad de la obtenida anteriormente.

Cuando revisamos la evolución de los números, a la luz de nuevos eventos, observamos el resultado de las elecciones parlamentarias del año 2010, el cual se presenta mucho más revelador del cambio cualitativo y cuantitativo expresado en votos y por tanto, en mayor apoyo popular. Al tomar como base la votación para los integrantes por Venezuela del Parlamento Latinoamericano, única manera de determinar el voto nacional de las tendencias en esta ocasión, vemos que la propuesta del régimen obtuvo la cantidad de 5.268.939 sufragios, mientras la plataforma unitaria obtiene 5.077.043, lo cual da una diferencia a favor del régimen de apenas 191.896 votos. Como se puede ver, avances y retrocesos se manifiestan de manera clara elección tras elección.

Y si de analizar las implicaciones de los resultados se trata, veamos ahora las siguientes cuentas: mientras la diferencia entre Chávez y Capriles en octubre del 2012 es de 1.599.828 a favor del primero, la diferencia entre Nicolás Maduro y Capriles es de apenas 223.599. Es decir, la candidatura de maduro representó una caída en votos para el oficialismo de 603.553, con relación al resultado obtenido anteriormente por su mentor político, mientras que para Capriles y la plataforma unitaria, cuya diferencia con Maduro es de apenas de 223.599 votos “a favor de Maduro”, significó un nuevo crecimiento de 772.676 votos en apenas cinco meses.

Dos observaciones importantes pesan sobre los dos eventos antes mencionados. La primera es la distorsión “legal” impuesta por el CNE lo cual permitió que, a pesar de la mínima superación en votos por la plataforma unitaria frente al régimen en la elección parlamentaria, sin embargo, se impuso una asignación de curules, que no responde a la realidad derivada de la votación. Lo segundo tiene que ver con el cuestionamiento hecho al resultado de la elección presidencial del 14 de abril, cuyo resultado definitivo no fue posible conocer con fidelidad, debido a las trabas impuestas por el régimen y aplicadas por el CNE.

Los resultados de la elección municipal, seguramente han de ser medidos con base a tres variables importantes: 1.- los votos generales obtenidos por cada una de las tendencias. Es decir, la sumatoria por estado nos indicará que tendencia obtuvo mayor cantidad de votos en términos absolutos y porcentuales. 2.- el número de alcaldías obtenidas como consecuencia de los triunfos locales en cada Municipio. A ello agregamos, para el análisis cualitativo, los triunfos que se obtengan en las ciudades principales y de mayor concentración de electores y 3.- el número de concejales obtenidos y con ello la determinación de la dinámica política en la conformación de los cabildos municipales. Un punto de suprema importancia en este aspecto, lo constituye la realidad político electoral que surja de los resultados en el área metropolitana de Caracas, fundamentalmente en el Municipio Libertador.

La elección municipal a realizarse en diciembre de este año, se verá contaminada, inexorablemente, por el debate político polarizante característico de la actual situación en Venezuela. La secuela derivada de los cuestionados resultados electorales de abril de este año, así lo reafirma. Por una parte, factores políticos vinculados a la plataforma unitaria, vienen manejando el discurso según el cual, la de diciembre sería una elección que vendría a ratificar el triunfo no reconocido de Capriles. Por la otra, el régimen busca ampliar y consolidar el control que actualmente ejerce sobre casi toda la institucionalidad del país. Para algunos observadores y protagonistas políticos, la elección municipal tiene dos implicaciones importantes. En primer lugar, la posibilidad de desplazar al oficialismo de la mayor cantidad de Alcaldías y cabildos municipales posible y luego, reafirmar el camino del crecimiento en apoyo popular, con miras a las elecciones parlamentarias. En tal sentido, el régimen toma sus previsiones, medidas económicas mediante y quienes se le oponen, arrecian su presencia en la calle promoviendo protestas masivas en su contra. Pocas semanas nos separan de la construcción de una nueva realidad  política en Venezuela… amanecerá y veremos!

Anuncios

Acerca de Johan Rodríguez Perozo

Periodista egresado de la Escuela de Periodismo de la Universidad Central de Venezuela y Consultor Político egresado de la Universidad Pontificia de Salamanca.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s